Laura Las Delicias
Daniela las delicias de Maiky
canela-las-delicias-de-maiky

Lo que deja Rock al Parque 2016

Lo que deja Rock al Parque 2016

Todavía con los ecos de Suicidal Tendencies retumbándome los oídos, siento que a este Rock al Parque lo podemos ver de dos formas: desde el pesimismo o desde el optimismo.

Pesimismo, porque la "Bogotá mejor para todos (los amigos de Peñalosa)" le recortó presupuesto a Idartes y Rock al Parque pasó de 1200 millones en 2015, a 900 en 2016. El recorte a la cultura es un desastre, más en épocas de supuesta paz. A los demás festivales al parque también les han pasado tijera y otras entidades, como la Cinemateca Distrital, tienen un futuro incierto. En el caso puntual de Rock al Parque, este año el recorte no se reflejó demasiado en términos de cartel y asistencia. Según cifras oficiales, el sábado hubo 100 mil personas, el domingo, 60 mil, y el lunes, 90 mil. Pero si la tendencia del recorte permanece, la austeridad será imposible de ocultar de acá en adelante y los mercenarios que nos gobiernan le darán el golpe más bajo posible a la cultura bogotana.

Pero también hay lugar para el optimismo. Si bien hubo un recorte contundente para 2016, se demostró que con poco se pudo hacer mucho. Para mí, las decisiones y gestiones musicales de este año fueron acertadas. Primero, porque se hizo énfasis en el género más esencial en la historia del festival: el rock pesado y las diferentes tendencias del metal. Segundo, porque se concretaron bandas clásicas (Sepultura, Napalm Death, Suicidal Tendencies), pero también actos más vigentes (The Black Dahlia Murder, Deafheaven, Baroness) y eso rejuveneció el robusto cartel pesado este año. Y tercero, porque el rock en español, aunque moderado en cantidad, siguió vigente (Gustavo Cordera, Las manos de Filippi, Todos tus muertos, Sinergia). En síntesis, el cartel de este año tuvo éxito y el recorte mencionado se piloteó bien.

No sé si les pase que con los años uno comienza a sentir a Rock al Parque como si fuera propio, y no sólo por ser público, sino porque muchos hemos crecido al lado de él, viendo a decenas de bandas memorables y construyendo una historia conjunta. Ojalá en 2017 siga más vivo que nunca en calidad y en gratuidad, así a Alejandro Marín no le guste. Según el director de La X, Rock al Parque "se convirtió en una herramienta de las maquinarias políticas para sedar al pueblo a punta de metal gratis". Ahora a todos nos tiene que gustar Lana del Rey, Estemán y pagar boletas de 600 mil pesos para ir a verlos (*risas*). En fin. Larga vida a Rock al Parque. Ojalá en 2017 se mantenga fuerte.

Alvaro Castellanos: @alvaro_caste

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

Los comentarios están cerrados.