Laura Las Delicias
Daniela las delicias de Maiky
canela-las-delicias-de-maiky

¿Es mejor el sexo con un man o con una vieja?

Esta pregunta me la hacen muy a menudo y la verdad es que siempre sonrío porque me obliga a recordar las mejores experiencias para poder definir y responder. No es una respuesta fija, no es una decisión tomada, de ser así me encasillaría en un solo género y dejaría la bisexualidad en el pasado. Honestamente y sin tapujos confieso que ambos me encantan, pero por épocas o gustos, me inclino más hacia unos o hacia otros. –Incluso si, a veces prefiero juntar ambos sexos… -.

Últimamente la respuesta simple y rápida es: con una vieja.

Me fascina pensar en revolcarme con una nena. El tacto, la delicadeza y la suavidad que te encuentras en cada centímetro de su piel, en sus movimientos, en las miradas, es una obra de arte, hasta su forma de gemir es deliciosa y nada que decir de la expresión de un orgasmo de una nena, es sublime. Nada como un pelo largo desordenado sobre una cama, unas piernas entre sábanas y perdersejugando hasta que no se pueda más… Las mujeres sabemos cómo tocar a otras mujeres, tenemos cuerpos similares y sabemos dónde hay que presionar, dónde es riquísimo morder, dónde hay que ser un poquito más suave y lo mejor, sentimos en qué momento acelerar movimientos o por el contrario, bajarle al tiempo y provocar sensaciones más fuertes.

Esa respuesta simple y rápida que doy a veces realmente no cubre la totalidad de lo que me gusta, porque la verdad es que cuando pienso en un buen polvo con un man, vuelvo y sonrío. Algunos saben bien como sacudirte, como moverse, y la verdad es que es muy rico que un man te coja y te zarandee mientras te da como a “cajón que no cierra”, especialmente cuando se han dado a la tarea de conocerte y dejan de inventar divagando.

El sexo con los manes es muy rico, pero puede llegar a ser más primitivo. No quiero ser malinterpretada, pero a veces los hombres actúan como si su objetivo fuese meterlo y venirse, en vez de dedicarse a jugar, a recorrer, a dar placer. Chicos, la penetración es muy rica, pero los preliminares son también lo más saborizado que existe y si los hacen bien, se van a llevar lo mejor de una nena.

¡Y no es que las mujeres siempre sean buenos polvos! Hay algunas que (incluso en los momentos más ociosos) no provocan más que volverse a vestir porque no hay ni una pizquita de energía ni de ganas que te hagan continuar. Es la cruda verdad, también existen viejas que no tienen talento para el sexo.

Finalmente, como dice una gran amiga, “no se comparan”, es que son tan distintos que puede ser tan delicioso con cualquiera de los dos como uno quiere que lo sea, cada uno tiene lo suyo y es cuestión de explorar, disfrutar y mantener en mente el placer de todos dos –o de los que hayan-.

Lo que si es cierto es que la respuesta a esa pregunta depende de cada uno, y lo último que podría decirles es que los invito a descubrirla.

 

Por: La chica jugando con letras

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

Los comentarios están cerrados.