Laura Las Delicias
Daniela las delicias de Maiky
canela-las-delicias-de-maiky

Los viejos, las tías y el merengue

Aquí estamos llenos de ansiedad. Unos comprando ropa, otros pidiéndole permiso a la novia, otros comprando los respectivos “refresquitos” o armándola para que sean lo previo a lo esperado, al viernes de merengue. Pero desde cuando? hace un montón de tiempo esas fiestas de "merenguiar" eran una vaina mal, era la fiesta de ir a colgar jeta mientras los viejos, los tios y los desconocidos se emborrachaban y uno ahí, aburrido o sacándose los mocos o jugando con ese primo que ni la misma madre se lo soportaba y que hasta olía feo, pero bue... no había de otra.

Y es que así como el primer cigarro en el baño del colegio, el primer aguardiente lo hizo a uno "disque grande" y entre esos ánimos de muy “malote”, uno no se daba cuenta lo peligrosamente rápido que se estaba acercando al merengue, a sucumbir ante el baile, a ser parte de la familia, pero parte activa en esas primeras comuniones de champaña rosada, arroz con pollo y baile toda la noche.

Y si, llegó el punto, ese punto en que ya no se podía hacer nada, ya solo le tocaba bailar. es más, ya hasta lo disfrutaba. Sacando a la prima, a la abuela y como no, al personaje más representativo de la fiesta familiar merenguera, a la tía, a esa tía que llevaba la mitad de la fiesta en una silla Rimax sentada y aplaudiendo sin ritmo cada canción, pues bien, ahora usted estaba haciendo el ocho con ella... si señores ¡EL OCHO! porque NO hay poder humano que haga entrar en razón a un gordo, ni negativa que valga en el baile experimental con la tía.

Esto va para los vampiro-metaleros, hardcoreros, raperos, para el que sea, ¡YA NO MÁS!, no luchen más, no se resistan más, el merengue se apoderó de mi, de usted, de él, de ella y de su vida entera, hasta de su guarda ropa porque en muchos armarios cuelga la chamarra que usó Wilfrido Vargas por allá en el año 81. *¡Imponiendo moda desde el 49 HPta!*

Ahora uno canta “La asesina volvió”y grita VOLVIÓ VOLVIÓ VOLVIÓ y se abraza y se emociona en un bar como si estuviera en fiesta de prom, le canta “Abusadora” a alguna chica para hacerse el chistoso o para los de más nivel, “Cuarto de hotel” cantado en la orejita de la susodicha mientras bailan (si, los tenemos pillados), en todo caso ¡EL MERENGUE RULES! Llego para quedarse en la vida POR SIEMPRE. Pero todo esto ¿qué significa? pues que nos volvimos viejos y ya que se avecina esa crisis de la mediana edad qué mejor que recibirlos escuchando Sergio Vargas... pues como para ahorrar tiempo.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

Los comentarios están cerrados.