Laura Las Delicias
Daniela las delicias de Maiky
canela-las-delicias-de-maiky

Entonces por que es la pulla, ¿Tiene que gritar todo el tiempo?

Hablaba con un amigo el primer día, del primer capítulo de “La Pulla”, decíamos que era genial, que la forma y la retórica de la explicación política hecha por una mujer, era lo que necesitaban los medios de comunicación.

Recuerdo que veía su belleza tras los lentes, su hermosa boca, ese cabello alborotado al mejor estilo de Gaviota o La Caponera (para los que no recuerdan son novelas), comencé a tenerle gusto a su prosa, a su voz melodiosa (me-lodiera). Comencé a tenerle respeto a sus críticas constructivas del país, a su “estilo” periodístico, incluso hasta traté de imitarla (mal por cierto); era como si Dios o El Espectador nos hubiese enviado una nueva diva.

Siguieron pasando los capítulos en Youtube, cada vez más la miraba a ella y no a su contenido; Me enamoraba virtualmente de “La Pulla”, claro está, me enamoraba de el personaje de ficción y no de María Paulina Baena que obviamente tendrá novio (bueno eso creo), porque si grita en sus Video Cast para el Espectador, no me imagino cómo será si uno llega tarde a una cita, le incumple con un dinero o sale uno con las amigas y no con ella. En este último punto me detuve, empecé a verla con otros ojos y me pregunté - ¿Tiene que gritar todo el tiempo para hacerse entender?

Haciendo un análisis, me di cuenta que necesitábamos una persona que nos dijera las cosas de frente (así nos guste o no), pero había algo que me detenía; veía en ella una señora peleona a lo Claudia López en el Senado, regañando a nuestros hijos, con voz vehemente, sin pelos en la lengua y con una chancleta en la mano. Veía en ella una María Fernanda Cabal, exigiendo una “godarria” de paseo de fin de año (¿Aristocrático no?). Mi imaginación volaba, se hacía esquizofrénica; nadie hace las cosas a los gritos, nadie nos mueve con gritos, no es que hables duro; y lo voy a decir par que algunos me entiendan:

- ¿Mami, a lo bien, tienes que gritar para dar tus argumentos?
Claro, debes estar pensando cuando leas esto (Si es que lo lees)- ¿Y este man qué?

Si bien es cierto, que al colombiano del común y a los demás también, hay que dárselo todo explicadito, masticadito, con juete en la mano; quisiera ver una Pulla, un solo día, con una agüita de valeriana, explicando todo sin gritar, sin hablar duro y con los mismos argumentos; no es mi intención retar, pero espero que ese día llegue para poder soñar igual como lo hacía al principio.

Por: Juan Pablo Alvarez

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

Los comentarios están cerrados.