Laura Las Delicias
Daniela las delicias de Maiky
canela-las-delicias-de-maiky

La sala de BDSM

♪... Caminando por la vida me topé (me topé) con una pervertida que me decía que...♪ le gustaba el BDSM pero no entendía realmente a qué se refería.
Después de que me hablara de lo más básico; el mismo significado de las siglas, el asunto cambió, ¡OBVIO! y así mismo cambió mi cara, pues esto fue el pie para que entrara en detalles y en la emoción de contar anécdotas, que en lo personal, fueron ¡MUCHO MÁS ALLÁ! de lo que imaginaba.

Decirlo solo en mis palabras, no tendría la misma contundencia y hasta veracidad que merece cualquier charla sobre este asunto. Por esto resulta mejor leerlo desde la profundidad de quien lo ha vivido, desde la misma fuente que con buena onda y un poco de crudeza, despejó dudas, creó otras y abrió la mirada a algo que puede estar en la chica o chico de al lado. ¡BDSM!

 

¿En qué momento el BDSM dejó de ser un gusto o una curiosidad y empezaste a vivirlo, a ser parte de él?

- Al comienzo empecé solo leyendo los cuadernos BDSM, luego viendo películas como como la Historia de O, una película francesa erótica de los 70’s y asistiendo a las reuniones mensuales que se hacía la escena BDSM en Bogotá, cuando un día las ganas me pudieron y durante una charla con un sumiso que rogaba servirme, acepté su oferta y le dije que sería mi conejillo de indias y así comenzó todo. Pensé que sería raro al comienzo, pero de entrada todo fluyó. Cuando comencé la sesión, afloro la Ama que había en mí y todo lo que había leído en cuanto a gustos, prácticas y técnicas se puso a prueba. Cuando lo azoté por primera vez y me moje, supe que era sádica y que este mundo era perfecto para mí.

¿Qué es lo más “rudo” por decirlo de alguna manera, que has hecho?

- Pues depende de qué sea “rudo”, pero al ser una Ama que adora la feminización, hacer fisting es algo muy normal, pero sé que meterle el brazo completo hasta el codo en el ano de un sumiso, puede ser para muchos una tortura fatal. Definitivamente lo más rudo que he hecho, puede ser cuando le escribí la inicial de mi nombre con quemaduras de cigarrillo en el muslo de un sumiso o cuando le atravesé 6 alfileres en el glande a mi adorable Sissy.

 

BDSM2

 

¿Cómo llegaste a esto? Osea hay alguna exigencia, aparte de las que requiere la misma práctica del BDSM para ser partícipe de estos encuentros?

- Nunca he negado mi sexualidad. Siempre he sido consiente de ella y fue mi curiosidad morbosa la que me llevo al chat en donde encontré la sala de BDSM en la cual conocí de este tema. No hay exigencia alguna para entrar al mundo BDSM (Bondage, Disciplina, Sadismo y Masoquismo) Idealmente cualquiera con conocimiento del tema y entendimiento del pilar de esta práctica “Safe, Sane and Consensual” es decir seguro, sensato y consensuado.

¿En qué momento dijiste, me gusta la sexualidad más agresiva de lo usual?

- Pues, es algo complejo porque desde mi experiencia lésbica siendo adolescente, siempre tenía un rol dominante por ende ya ciertas prácticas que vine a aplicar en sissies ya las conocía muy bien. Pero la parte violenta, pues ya era parte de mi sexualidad, pues el sexo duro no me era para nada desconocido y ser dominante ya era parte de mí.

¿Tienes novio o pareja sexual estable?

- Claro y mi pareja sabe de todos mis gustos, desde los más “vainillas” o normales, hasta los más perversos y raros que tengo. Menos mal encontré una persona que me ama por ser yo, con toda mi experiencia y morbo, porque no hay nada más aburridor que un hombre con doble moral que juzgue a una mujer por haber vivido lo mismo que él.

¿Cómo seleccionas tus relaciones sexuales en el BDSM?

- Primero debo aclarar que el BDSM, no implica tener sexo o genitalidad, eso quiere decir que puedo torturar a un sumiso y no tener ningún contacto sexual con él, como lo es en mi caso, pues para mí el BDSM no es buscar sexo, es disfrutar de mi lado sádico y dejar libre mi amor por los sissies. En una página especializada de BDSM, tengo un perfil en el cual cientos de sumisos me escriben pidiendo una oportunidad, yo al momento tengo 7 sumisos, pero el proceso de selección es algo complejo: primero deben escribirme presentándose, dándome referencias de Amas o Amos que los conozcan o anteriores dueñas, luego deben escribirme por qué desean servirme y si esa carta de presentación llama mi atención, procedo a darles un usuario de Skype para entrevistarlo, si pasa la entrevista virtual procedo a entrevistarlos presencialmente y de pasar esa etapa deben entregarme 3 tareas que dependen de las practicas BDSM que les gustaría experimentar y si sus tareas son de mi agrado, pasamos a tener una sesión de prueba. Finalmente si esta me satisface pasan a ser sumisos en periodo de prueba y posteriormente sumisos con collar después de 8 meses.

¿En algún momento ha sido superior el dolor al placer?

- Si, una vez logré abrirme la mano en una sesión de spanking. Lo que paso, es que ya habíamos pasado las 2.000 nalgadas y las nalgas de mi sumiso estaban ya inflamadas y yo de la emoción no me vi la mano, cuando alcé la mirada y vi mi mano, esta estaba toda roja inflamada y empezó a dolerme mucho, entonces decidí parar.

 

BDSM3

 

¿Dónde está la mayor fuente del placer durante la práctica de esto?

- Al ser sádica, mi mayor fuente de placer al praciticar el BDSM, es cuando torturo. No importa si es azotando con un flogger o tortura con pinzas en la zona inguinal y pezones, lo que me da placer es ver que a otra persona sufre, que se retuerce por el dolor que le infrinjo, claramente dolor consensuado entre los límites que el sumiso y yo, la Ama acordamos.

¿De las opciones que tienes en el BDSM cuál es la que más practicas?

- Mi triskel o prácticas que más me gustan son la sodomización, sadismo y feminización forzada. Todas tres igualmente deliciosas.

 

BDSM5

 

¿Crees que las parejas deberían usar un poco las técnicas de esto para, digamos, salir un poco de la rutina y la normalidad del sexo?

- Creo que en la cama todo es válido. Incluir algunas de las practicas del BDSM en la vida de pareja vale mucho la pena, porque permite desarrollar mejores canales de comunicación, tener más confianza y disfrutar mejor de su sexualidad, porque el cambio de roles, el uso del bondage, un poco de sexo rudo y vestimenta fetish puede aumentar la libido y hacer que la pasión sea totalmente increíble.

 

Y pues hasta este punto llegamos. Como esta misma persona dijo: "El BDSM es un maldito universo" así que si le quedan dudas o si su curiosidad, morbo, gusto, encanto, o cualquier cosa, lo llevan a querer saber más, pregunte con confianza. Trataremos de responderle lo mejor posible, desde la sabiduría de mayor confianza, la que se encuentra al interior de la sala de BDSM.

 

 

 

 

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

Los comentarios están cerrados.