Laura Las Delicias
Daniela las delicias de Maiky
canela-las-delicias-de-maiky

Diezmando a Bogotá

Cuando el “señor” Procurador Ordoñez (no es familiar de el humorista) destituyó a nuestro “amado y reelegible” Alcalde Gustavo Petro, la señora Lilia Inés Travecedo tuvo una epifanía; así que decidió interceder por él ante el creador del Universo, para que el Alcalde de un país tercermundista no perdiera su puestico.

No obstante con semejante revelación divina, también tuvo otra epifanía, fue Dios ordenándole que mandara a pintar un cuadro al oleo para dárselo a Petro y así profetizar su futuro en la presidencia. Y como todo no acaba en el país del “sagrado corazón de Jesús”, ahora resulta que el burgomaestre tiene una deuda divina con la señora, en cuestión, se vienen varias preguntas: ¿El señor de los cielos qué interés de mora cobrará?, ¿cómo carajos hará el contador para meter esa deuda en la contabilidad?, ¿éstas deudas están cobijadas por IVA?; así como son estúpidas estas dudas, es también ilógico e incoherente que pasen este tipo de sucesos, pero lo más gracioso es que no es la primera vez que pasa, o recordemos aquél famoso chamán contratado por la organización del mundial sub20 para que no lloviera y cuyo servicios fueron pagados por la suma no tan despreciable de tres millones de pesos.

Sin entrar en inquinas y disputas, (nunca había usado esa palabra) , dado que la religión como la política separan hasta los mejores amigos, y como no es mi intención ganarme enemigos gratis, debo aclarar que esto no va en contra de un Dogma en especifico, pero si es bueno hacer un alto en el camino y preguntar: ¿Qué P%$• pasa en este país laico de constitución pero donde cada quien profesa y se trata de enriquecer a costa de la fe de unos cuantos crédulos? Y es que ya cualquiera puede declararse en este país el enviado de Dios en la tierra, y así ganar una platica, ya que según tengo entendido cualquier tipo de iglesia, esta eximida de impuestos, y por tal razón es un negocio redondo monetariamente hablando.

Pero llega el siguiente argumento , el problema no es de aquél que se hace llamar el enviado de Dios en la tierra, el problema es de aquel que le cree ingenuamente, y la verdad viendo la situación de este país son muchísimos los crédulos. Ahora viene la pregunta: ¿Debería existir libre albedrío para personas de corto entender? Y como esto no se solucionó, la idea de este escrito era visualizar y señalar que aparte de ser una noticia jocosa, lleva detrás una realidad no tan graciosa y que merece toda la atención de la sociedad.

Las Delicias Staff

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

Los comentarios están cerrados.