Laura Las Delicias
Daniela las delicias de Maiky
canela-las-delicias-de-maiky

De la ballena azul y esos desadaptados

Justo cuando pensábamos que la estupidez humana estaba alcanzando su cúspide, que en pleno 2017 ya nada nos podía sorprender, sale a flote y llega a nuestras vidas el “Blue Whale Challenge” (o el Reto de la Ballena Azul si prefiere el español), para demostrarnos que, efectivamente, siempre existen personas capaces de inventarse cualquier cantidad de pendejadas y lo que es peor, que existen aún más personas dispuestas a seguir hasta la más ridícula de todas las corrientes.

El juego ese, cuyo nombre tiene múltiples variaciones con el fin de “pasar desapercibido”, no es más que “selección natural” inducida, la prueba actualizada de que sobreviven los más aptos, porque no nos digamos mentiras, si uno es capaz de auto flagelarse y suicidarse porque un extraño se lo ordenó, uno no es apto para este mundo tan loco y tan duro a veces.

Vamos a ver, (este tema me encanta porque me ha hecho reír desde que me enteré de su existencia), si un extraño te llama o te envía un mensaje diciéndote que has sido elegido para el reto de la ballena azul y vos lo aceptás, hasta ahí no ha pasado nada, no tengo nada que criticarte. Sin embargo, si empieza el juego y el primer reto de 50 es que cojás, por ejemplo, una
cuchilla y te escribás cortándote cualquier cosa en tu piel y vos le hacés caso, estás jodido, a vos lo que te está pasando no es normal, andá internate. A mí un extraño me dice que me corte y le digo que se puede ir a cortar el culo si quiere, así, sin mucha decencia y muy brava.

 

"Para que existan manipuladores deben existir manipulables, él, expulsado de la facultad de psicología, los llama “residuos biodegradables”..."

 

¿Qué es el juego? Se los resumo porque no falta el que viva perdido y no se haya enterado: 50 retos a completarse en 50 días, con el objetivo final de morir. Si señores, ¡el objetivo del juego es morir! jajaja ¡qué clase de juego de mierda es uno en el que vas a dejar de existir! Ojo, si no ven la estupidez en este asunto, por favor pidan ayuda.

Los retos no son siempre los mismos y dependen de cada administrador, pueden ser que te chucés un brazo con algún elemento corto punzante, que te encerrés por horas a ver películas o videos psicodélicos o de terror, o a escuchar música que ellos tienen determinada, que te cortés el cuerpo haciendo figuras de ballenas, letras o líneas, que no hablés con nadie durante todo un día, que te parés en el borde de la azotea de un edificio alto o en el borde de un puente durante un tiempo, etc. La idea es que durante 50 días vas a ser inducido al suicidio mediante manipulación mental y emocional.

¿A quién se le ocurrió esa mierda? A un ruso, Philipp Budeikin, quien recientemente dijo que “quería limpiar la sociedad de aquellos que le harían daño”. A mí la idea me parece muy loca, pero admiro profundamente la inteligencia del muchachito de 21 años que fue capaz de poner a tanta gente a quitarse la vida después de hacerse daño por más de mes y medio. En definitiva, este mundo está lleno de desadaptados y ese niño es un cerebro.

Para que existan manipuladores deben existir manipulables, él, expulsado de la facultad de psicología, los llama “residuos biodegradables”. Para mí, los que juegan a la ballena azul no son más que un montón de inadaptados a una sociedad que en un par de meses los olvidará. Murieron para nada, por nada.

Yo no entiendo por qué se tienen que flagelar y dar tan duro si se quieren morir. Pues, si ya han contemplado tanto la idea de morir, si ya hacen parte de grupos que promueven el
suicidio (así es como los encuentran los administradores), ¿por qué no cogen cojones y se quitan la vida de una vez en vez de estar por ahí dando lora y muestras de su debilidad mental? Qué pena ajena. Si yo supiera que en 50 días me voy a matar, en vez de estar maltratándome como una güeva, me dedico mejor a hacer todo lo que de otra manera no me atrevería a hacer, me enfiestaría durísimo, metería cuánta droga pueda, haría toda locura que esté a mi alcance y luego ¡pum!, me mataría. Pero eso de estar llamando la atención en redes sociales para después morirme, qué mañé.

He visto varias iniciativas de personas intentando detener el juego, pero ¿¡para qué lo intentan detener si el problema no es el juego sino quienes lo juegan!? El resultado del ejercicio de limpieza del señor Budeikin no es más que una muestra de lo desubicada que está la mentalidad de los adolescentes criados en una sociedad podrida e importaculista cuyos elementos en colectivo pareciese que dejaron de ser humanos para ser productivos.

Déjelos que jueguen y que se maten. Cada quien que haga con su vida lo que le provoque y si tienen esa mente tan blandita y tan falta de carácter, ¿qué podemos esperar de ellos?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

Los comentarios están cerrados.